¿Peruana o “Profesional”?

Domingo, 26 de Agosto de 2012
A A A

maranon.jpg

Me refiero a la APAF (Asociación “Peruana o Profesional” de Árbitros de Fútbol). Es que hasta en esto (el tema netamente gremial) los árbitros de fútbol (peruanos) están divididos (y con ellos, también los ex – árbitros instructores, asesores, comentaristas, “ayayeros”, etc., etc.).

Un grupo (los autodenominados “profesionales”) liderado por Víctor Carrillo, y el otro (los “peruanos”, disidentes les llama el primer grupo o los “tradicionalistas” diría yo) presididos por Manuel Garay.

Para el que no sabe; y, confunde roles entre APAF, CONAR, ADFP  y FPF, los árbitros están agrupados – y unidos - en un solo ente. Nada más falso, en el tema gremial.

En el tema funcional, los árbitros están reunidos en la FPF y son manejados y designados por la CONAR (comisión de la FPF). La ADFP simplemente contrata sus servicios para los torneos profesionales (de modo similar a como lo hacen las Ligas Distritales de Lima, las Ligas Provinciales y Departamentales para la Copa Perú; y, cualquier otro cliente).

El primer grupo fue creado por Winston Reátegui (y “heredado” por Víctor Carrillo) hace unos pocos años atrás, “usando” el recorrido de la antigua APAF (la Asociación Peruana de Árbitros de Fútbol) y sus “anacrónicos” estatutos, en clara intención divisionista y confusionista de roles (se autotitularon “profesionales” sin serlos verdaderamente) y con el fin (entre otros)  de sacar del camino a tipos como yo (cuestionadores y con arrastre popular entre los árbitros).

Manuel Garay no encontró otra solución que agruparse (inicialmente con 35%  del grupo de árbitros, hoy casi el 40%) bajo las siglas de la antigua APAF, hacen dos o tres años, con el aval de Alberto Tejada Burga (único socio fundador vivo de la antigua APAF y ex – presidente de la CONAR, cuando Garay tomó “su” decisión).

Y, ¡¡oh sorpresa!!, el 14 de agosto de este año estuvieron en la misa de los “tradicionalistas” (celebrada como siempre en la Iglesia Santa Teresita, al costado del Estadio Nacional) el ubicuo Gilberto Hidalgo junto con el Jefe de la actual CONAR y alguno que otro directivo de dicha Comisión. Esta gente asiste a las dos conmemoraciones (de ambos bandos), lo que puedo entender si no se es árbitro de fútbol (activo o retirado) ……; pero, en un ex – árbitro recién retirado y metido a dirigente como Gilberto, me sabe a “chicharrón de cebo”. O estás con Dios o con el diablo; pero, no intentes contentar a ambos, al fiel estilo de arbitrar de los “sacapartido”.

Y después de la misa, en los salones de la Iglesia, “papá” Tejada (repito, único socio viviente fundador de la APAF – la verdadera) se despachó unas remembranzas al mejor estilo retro y recordó a señeras figuras del arbitraje, entre ellas a Don Pedro Falcón Perales y Don César Orosco Guerrero.  Me dio mucho gusto ver a Don Pedro Reyes (“pichón) y a Don Carlos Rivero (el popular “diablo”) con sus noventa y tantos años encima, lúcido y bromista como en sus mejores años. Después conversando con Don Alberto Tejada, se acordó de Don Héctor Hernández (mi maestro, recientemente fallecido) a quien definió como un tipo muy respetuoso de las reglas de juego y muy férreo en su conducta que sabía ejemplar.

La ocasión sirvió para reencontrarme con gente de mi época de árbitro, los hermanos Namuche, Manuel Yupanqui (hoy instructor de la CONAR), Albert Caballero, Juan Carlos Miranda, Angel Ziani, etc; y también, con gente en edad para seguir como árbitros como Quesada y Guillén (a mi concepto injustamente separados de la CONAR) y finalmente árbitros activos como Hurtado, Arellanos, Cornejo, Garay (y su hermano), Padilla, Quevedo, el “loco” Villanueva - su esposa Gaby y su hermano, Mónica Ñaupas, Vanessa Alarcón y otros más.

Se avecina el 30 de agosto (día del árbitro), y los árbitros (activos y retirados) volverán a celebrar su día separados y en sus grupos, creados a la conveniencia de los que ya no están, pero que siguen mandando a los árbitros desde el retiro o desde la clandestinidad.

Finalmente, todos los árbitros celebrarán su día, al igual que la PNP – ansiando recuperar la autoridad perdida, ésa que solamente se consigue haciendo respetar las reglas que rigen la actividad.

Hasta la próxima.

TAGS:

Haz de Ovación tu página de Inicio