¿Sensatez o 'mundialitis'?

Miércoles, 11 de Septiembre de 2013
A A A

Perú ha cumplido su octava eliminación consecutiva de un mundial de fútbol. El proceso no ha sido exitoso ni mucho menos. Hubo una inversión tan grande como el respaldo financiero de quienes la sustentaron. Fuimos terceros en taquilla entre los nueve países participantes de la Eliminatoria, y por lo tanto, nadie podrá decir que respaldo no hubo. Y si existió prensa discrepante, la gente ni lo notó, por lo visto, todos se volcaron a la cancha y las calles pensando que esta vez "la hacíamos". Al final, otra vez, nos quedamos mirando el televisor apagado.

de 1

Hoy, una vez más se hablan de problemas estructurales, de cambios profundos a realizarse, pero curiosamente todos los que exigen aquello que nunca ocurre, son quienes tienen como primera preocupación que Sergio Markarián siga. Y si pudieran pedírselo hincados ante él, lo harían, como si en vez de 'Mago' fuese un ser sobrenatural. Nuestra única pregunta es si los problemas del fútbol nacional se solucionan planteando quién nos puede llevar al próximo mundial. Es como si para ser potencia gastronómica, en vez de preocuparnos en estudiar, en conseguir buenos insumos, en desarrollar tecnología, pensáramos quiénes van a ser los mozos. 

Aquí a lo largo de estos tres años de labor del entrenador Sergio Markarán, respetamos su proceso. Exigimos que se cumpla porque mal o bien elegido, los contratos tienen que respetarse. Jamás desde esta tribuna ni por un momento pensamos que debía cortarse lo hecho, por más que éramos escèpticos con el resultado final. Pues bien, su contrato termina en octubre, no hay interrupcion, como tampoco la hubo con Del Solar, los objetivos simplemente no se cumplieron, es lógico pensar que el proceso terminó. Ya habrá tiempo para pensar quién lo debe reemplazar. Si la Federación Peruana de Fútbol está en la misma línea de un sector de la prensa que desesperada solo tiene como su obsesión la 'mundialitis', ese no es nuestro tema.

Si hay que enunciar lo que fue el proceso Markarián en síntesis, digamos que a nivel local sumó 13 puntos al igual que Del Solar, aunque le falta un partido, es verdad. Que de visita solo logró un punto de 21. Que la selección joven de la que se habla, no la hemos visto. Que en el once titular solo hay un jugador con proyección, por edad: Yotún. Como en la De Del Solar lo fue Zambrano. Que el nivel de juego sobre todo afuera, fue vergonzoso en muchos pasajes de la Eliminatoria por más que se diga que en la pasada nos goleaban más seguido, perdimos igual. Y si tener a Retamoso con 32 años es un hallazgo, Fano o Chiroque hace cuatro años entonces lo fueron también.

La verdadera posibilidad de cambio está en la renovación de los cuadros dirigenciales, no solo en la FPF sino en los clubes. Adecentarlos, invertir en los menores. Trabajar con ellos con seriedad en Videna. Si el presupuesto para un seleccionador extranjero Sub 20 es 5 mil dólares mensuales mientras que para el de selección adulta es diez veces mayor, esa es la mejor muestra de qué es lo que interesa: la cortina de humo, el mundial, un juego al que un sector de la prensa se presta sollozando porque un seleccionador se va. Claro, estamos hablando de un mundo de fantasía porque tal y como están las cosas, es imposible pensar que algo va a cambiar. Es mejor redoblarle la oferta al seleccionador actual.

Se viene una nueva generación. Pensar que solo con ellos llegaremos a Rusia 2018 es una locura. Algunos jugadores con trayectoria se pueden rescatar aún de eliminatorias anteriores. Y otros más deberán aparecer. Ojalá exportemos más y mejor, a clubes de relieve y no insignificantes. El cambio está allí. Y no pensando si Markarián a sus 69 años, nos quiere tocar con su varita mágica ahora desde un sillón de la Videna. El mundial debe ser la consecuencia de todo lo bueno que se hizo, no el 'engañamuchachos' para disimular lo penoso de nuestra realidad.

Carlos Univazo

Dirección ovacion.pe

@carlosu67

TAGS:

Comentarios