El insólito pedido de un juez de línea en la premiación del Mundial de Clubes

a

Tras la victoria del Liverpool sobre el Flamengo, llegó el momento de la premiación en Doha, sin embargo cuando llegó el momento de premiar a los árbitros del partido, sucedió un hecho anecdótico.

¿Qué sucedió? Uno de los jueces subió al escenario montado sobre el campo de juego y después de recibir la medalla de parte de Gianni Infantino, presidente de FIFA, se saludó con un jeque. De forma insólita, sacó un bolígrafo y le pidió un autógrafo al hombre con turbante.

El momento desató sonrisas y miradas cómplices entre los presentes. Con buena onda, el jeque accedió al pedido y le firmó el banderín de la final.

 

Comentarios