Real Madrid se quedó con el derbi madrileño

ssss

Real Madrid mostró su solidez como líder y cerró su mala racha de derbis ligueros en el Santiago Bernabéu, con un triunfo (1-0) ocho años después gracias a un tanto de Karim Benzema, que castigó a un Atlético de Madrid lastrado por las bajas y por su falta de gol en un primer tiempo que dominó, antes de ceder ante el empuje madridista.

La necesidad del Atlético de Madrid no se asoció a la racanería. Su tendencia positiva en el Santiago Bernabéu, donde no perdía en Liga desde 2012, se debía a planteamientos que consiguen desfigurar al Real Madrid. Zidane apostó por la fórmula de la final de la Supercopa de España esperando tener el balón con la presencia de cinco centrocampistas, sin atender a los problemas que sufrió en Yeda y confiado en que Benzema era suficiente balance ofensivo.

Simeone lo volvió a desactivar con sencillez. Su pasión en la banda la plasmó en el terreno de juego Morata, incansable en el intento, y a su espalda apareció Vitolo para hacer daño al espacio. El Real Madrid encontraba problemas a espaldas de sus medios y con el balón no encontró soluciones en el primer acto. Los detalles de calidad de Isco estaban lejos de una zona de peligro. En el carril que debía aparecer Bale, que ya no cuenta, actuó Valverde.

Ese movimiento de Zidane no tuvo el efecto esperado por el técnico francés. El uruguayo es pura pasión en el campo. Lo intenta siempre. Pero pegado a cal perdió gran parte de su potencial. Solo el balón parado o el factor sorpresa desde segunda línea habrían adelantado al Real Madrid, pero a Sergio Ramos le faltó el acierto de otras citas. Remató de zurda arriba un centro de Kroos nada más nacer el duelo y desperdició una acción estratégica en el único fallo de concentración del equipo rojiblanco, que jugaba como si de una final se tratase, consciente de que gran parte de la temporada le iba en el choque.

Presión alta rojiblanca para castigar cualquier pérdida, como un despiste de Benzema que salvó Mendy cuando Correa estaba listo para marcar. Courtois respondió con firmeza a un disparo potente de Vitolo en minutos en los que se impuso el Atlético, con Saúl acariciando un palo con un zurdazo desde la frontal y Correa estrellándose con un poste. Ahí tuvo el partido el Atlético y quedó demostrada la necesidad de un delantero matador que, finalmente, no llegó en el mercado invernal.

Un derbi sin polémica no sería un derbi. Llegó en una acción defensiva del omnipresente Casemiro de la que salió trastabillado y, en su caída, se llevó por delante a Morata sin que el árbitro ni el VAR interpretasen penalti. El partido estaba donde quería Simeone. Un día más su equipo crecía ante un rival grande, alejado de las dificultades cuando tiene que crear ante uno de menos entidad.

El Atlético perdió a su referencia ofensiva, el jugador que bajaba cualquier balón largo y que generaba dolor de cabeza a Ramos y Varane. Correa en punta nunca aportaría lo mismo y el Real Madrid ya estaba desatado. Jugando con una velocidad más para encontrar los espacios, dando sentido a sus ataques.

La liberación de la cárcel donde estaba encerrado la celebró Valverde con un latigazo al que voló Oblak, salvador. Nada pudo hacer a los 56 minutos cuando inventó Vinicius el pase al espacio entre rivales a la carrera de Mendy. Perdió la marca a su espalda Lemar y el centro del lateral francés lo remató a placer Benzema para firmar un gol que le faltaba. Al Atlético en el Bernabéu.

Ya no habría reacción de un equipo mermado por las lesiones, un último empuje rojiblanco por coraje pero sin remates a Courtois. La zancada de Valverde, que ponía en pie al Bernabéu con su entrega, representaba el mejor físico del Real Madrid. Dos disparos de Mendy y uno de Vinicius, inspirado, fueron las últimas llegadas del equipo blanco. No necesitaba más gracias a su solidez defensiva. El golpe a una Liga de dos estaba dado.
 

Comentarios