Opinión: Cristal y una derrota que bien puede revertirla en Matute

s
 

Por: Alberto Parodi

El partido por Copa Sudamericana entre Zulia FC y Sporting Cristal arrancó con ambos equipos midiéndose bastante en el campo. Ninguno arriesgaba mucho, ambos intentaban transitar la pelota y no perderla. Sin embargo, fue el equipo peruano el que rompió con esa etapa de análisis, al ser el que empezó a proponer más en la ofensiva, a partir de tenerla con Christofer Gonzáles y Horacio Calcaterra, que se encontraban bien, y cuando pasaba la pelota por ellos le iba bien a los celestes. Se asociaban mucho también con Martín Távara, quien cerraba ese triángulo en el medio ofensivo de Cristal.

Durante los primeros 25 minutos el ataque de Cristal era muy variado y existía mucha movilidad, especialmente entre Christian Ortiz y Cristian Palacios. El primero entraba mucho por el centro y con sorpresa por detrás de los centrales, mientras que el “Chorri” salía del área para tirarse por izquierda. Un movimiento que hemos visto bastante en este equipo que dirige Claudio Vivas.
Por el otro lado, Zulia se hacía un equipo muy largo, con las líneas muy distanciadas una de la otra. Le costaba mucho al equipo local generar, y mantener la posesión del balón. Cristal le hacía mucho daño a partir de manejar la pelota por el centro del campo, por más que no era profundo ni claro en sus ataques.  

En realidad, a mi parecer eso resume el primer tiempo. Un equipo rimense con mucha posesión de balón, pero sin ideas ni creatividad a la hora de tenerlo. Jugaba en una zona del campo en la que no le generaba mayor peligro al cuadro venezolano, que teniendo menos la pelota, en los contragolpes que tuvo llegó e hizo daño, exigiendo en dos ocasiones al arquero Patricio Álvarez que respondió bien.

Para el segundo tiempo, Gonzales, se tiró por derecha y Ortiz se colocó por el otro extremo, dejando a Távara detrás de Palacios. Es con esta variante que Cristal empieza a dominar el partido y a llegar con claridad, y comienza a merecer ir arriba en el marcador. Palacios tuvo dos clarísimas que falló -una debajo del arco-, mientras que Távara, en una función más ofensiva, se juntaba mucho con Ortiz para sumarle peso al ataque, dándole a Cristal sus mejores momentos en el partido.

En el mejor momento de los rimenses en el partido -al igual que el viernes en Matute- luego de una contra en la que Brayan Moya lo superó y dejó muy mal a Revoredo y después a Madrid, y sacó el centro para que Frank Feltscher la empuje debajo del arco. Nilson Loyola había cerrado como defensor central y perdió la referencia del jugador venezolano que llegó por detrás para empujar la pelota y marcar el primero.

Premio a la efectividad de los venezolanos, y castigo a la ineficiencia de Cristal, que a partir de ahí siguió intentando, pero no pudo quebrar la defensa del equipo local, que incluso de contra pudo marcar el segundo, pero el VAR anuló el tanto del hondureño Moya.

En líneas generales considero que fue un partido en el que Sporting Cristal volvió a padecer del virus que ya le hemos visto en varias ocasiones. Ese de manejar el balón sin llegar al arco rival. Ese de intentar y proponer, pero sin generar daño. Considero que el de hoy era un partido que Cristal podría haber ganado. Zulia no fue un rival que lo sometió, o que lo metió contra su arco. Por el contrario, Sporting Cristal tuvo por varios pasajes del partido la pelota y las jugadas más claras.

Finalmente, quiero hacer hincapié en un punto: los equipos peruanos tenemos que defender mejor. Lo de hoy debe tomarse muy en serio. Cada vez que Zulia llegó hizo daño. Y eso habla de que la defensa no estuvo bien. Tarea para Claudio Vivas que ahora deberá revertir el resultado adverso en el partido de vuelta el martes 30 a las 5:30 pm en Matute. Creo que tiene todas las herramientas para lograrlo, veremos.

Comentarios