Surfista olímpica cumple cuarentena en isla paradisíaca

s

Brisa Hennessy es la surfista que lidera el ranking mundial de este deporte y vive su cuarentena en una playa de ensueño , anclada en una pequeña isla paradisíaca de Fiji en la que reside junto con su familia en el hotel del que son los dueños. La joven costarricense de 20 años -ya clasificada a Tokio 2020 - se convirtió en una de las pocas atletas que puede darse el gusto de salir de su refugio para entrenar en un lugar perfecto, ideal, con todo lo que ella necesita como deportista de elite. Sólo es cuestión de caminar unos pasos y zambullirse en las aguas cristalinas del océano Pacífico .

Como si estuviese inmersa en una especie de guión cinematográfico en el que pasa rápidamente de la aventura y la acción al drama, la respuesta del e-mail enviado a Brisa se demora unos días en llegar. "Disculpa por la tardanza. ¡Es que por aquí pasó el ciclón tropical Harold! En Fiji destruyó bastante, pero por suerte estamos todos a salvo. Ya está. Aquí en el hotel hemos estado limpiando toda la arena y la basura que quedó", explica la costarricense a La Nación.

Superado el susto, Namotu, que promedia 30° de temperatura, asoma como la perfección para cualquier surfista. Al trote, darle una vuelta no le llevaría a Brisa más que unos minutos. Su superficie de arena blanca es de solamente una hectárea, pero se ubica en el corazón de una amplia variedad de arrecifes que crean olas increíbles y al mismo tiempo proporcionan zonas de pesca ideales. "Definitivamente, esta isla es un paraíso en muchos sentidos. Hace calor, el océano está súper claro, limpio, y la gente de Fiji es muy amable. Estoy muy agradecida de estar aquí", sostiene Hennessy. "Sí, puede ser algo así como un aislamiento perfecto. No tenemos contacto con nadie, aquí no hay coronavirus. Sin embargo, tomamos todos los recaudos. Nos lavamos mucho las manos y mantenemos cierta distancia al hablar. Somos muy respetuosos con lo que está sucediendo", agrega.

Hennessy no es cualquier atleta en este deporte. Siempre sonriente, en su niñez se enamoró del surf y desarrolló un estilo "poderoso y suave", según la describen. Considerada una de las grandes promesas mundiales, a los 20 años lidera el ranking de clasificación de la World Surf League (WSL). Y además ya tiene el boleto asegurado para Tokio 2020, donde su deporte tendrá su estreno en la cita olímpica. "Amo practicar esto, es mi gran pasión", asegura Brisa, que empezó a competir a los 15 años.

El sistema de arrecifes de esta isla casi desierta del Pacífico Sur posee una belleza singular por su extensa paleta de colores. Cada día, la rutina de Hennessy incluye dormir plácidamente, correr, pescar, y por supuesto, surfear, porque se encuentra junto a sus padres en un hotel de su propiedad situado en la isla de Namotu. El resort que compraron hace un par de años sólo tiene once cabañas, un bar, un restaurante, y no hay nadie más que la familia de Brisa y algunos empleados que optaron por quedarse allí en días de cuarentena. La joven es, sin dudas, una afortunada en estos tiempos complejos. "Este es uno de mis lugares favoritos. Es donde me siento muy conectada con la madre naturaleza, el océano, mi familia y yo", describe la atleta. "Además, a lo largo del día, practico con el ukelele, cocino con mi madre y luego termino la jornada con algo de yoga", añade.

La pequeña isla de Namotu es una de las que conforma a Fiji y se ubica a ocho kilómetros de la costa occidental de Viti Levu, la isla principal del país que cuenta con un millón de habitantes. Actualmente, el archipiélago de más de 300 islas posee apenas 16 casos positivos (el primero fue el 19 de marzo), y no hay ningún fallecido. Desde ya, el hotel está cerrado a los visitantes. Aunque cuando comenzó la crisis de la pandemia los Hennessy tomaron todos los recaudos necesarios: viajaron a la isla principal y compraron provisiones para sustentarse al menos por dos meses. A eso se le añade que, además, pescan a diario. "Nos aseguramos de tener suficiente agua, equipos médicos, alimentos y muchos otros suministros", aporta Brisa. No obstante, la surfista hace una salvedad: si tuvieran que salir de la isla por alguna urgencia -estima que en un barco- deberían pedir permiso a las autoridades.

Cortesía: La Nación.

Comentarios