Carando: "Técnicamente el jugador peruano es muy bueno, pero hay que estarle encima"

xxx

En conversación con el programa 'Cultura del Gol' de Argentina, el delantero de Cusco FC, Danilo Carando, no solo expresó sus grandes objetivos a nivel personal en el fútbol peruano sino también sus vivencias e historias con Diego Armando Maradona en Dubai.
 
"Realmente soy muy agradecido con el fútbol peruano y sigo creyendo que Ricardo Gareca cambió la mentalidad en el fútbol de este país. Técnicamente el jugador peruano es muy bueno pero hay que estarle encima", arrancó diciendo Carando a 'Cultura del Gol'.

Luego, el delantero de Cusco FC habló sobre anhelo que tiene en nuestro país. "Sin duda mi cuenta pendiente es salir campeón con Cusco FC porque es el primer club que me abrió las puertas en el fútbol peruano y es mi gran objetivo a nivel personal. En Cusco me siento como en lo casa y quiero regalarles eso a los hinchas".

Carando contó una serie de anécdotas, tras su llegaba a Dubai y jugar por el Al Fujairah que dirigía nada menos que Diego Armando Maradona."Recuerdo que cuando llegué, me abrazo, me quebré, saco de su placard la número '9' con mi apellido y me dijo: '¿Sabes lo que significa este número? Vas a tener que hacer goles'".

Carando no se detiene y señaló que "En el Al Fujairah, los jugadores en el entretiempo rezaban y entraban dormidos al segundo tiempo. Recuerdo que Diego se agarraba la cabeza, se quería morir (risas)".

El goleador argentino compartió también una insólita anécdota del comportamiento de los jeques luego de una agónica victoria en la semifinal. "Hice el gol al último minuto y los jeques revoleaban sus relojes a la cancha de la felicidad. Fue increíble".

Finalmente, Carando cerró con la historia detrás de la salida de Maradona del Al Fujairah. "Los jeques entraron al vestuario y le reprocharon a los jugadores porque prácticamente perdimos la opción de cumplir con el objetivo trazado y recuerdo que Diego se enojó mucho con ellos porque es una persona que 'matará' siempre por el jugador. Lo que genera Maradona a nivel mundial no lo genera Messi, no lo genera nadie. Cuando cobrábamos premios por partidos ganados, Diego se lo daba a los trabajadores del club, desde el que limpia la butaca hasta el que cortaba el pasto".

Comentarios