Yanet Sovero: "No se hace un trabajo como en el colchón, mi casa es pequeña"

x

Yanet Sovero venía con un nivel impresionante. En marzo de este año subía al primer lugar del podio en el Panamericano de Lucha en Canadá y construía su camino hacia los Juegos Olímpicos de Tokio. Luego llegó la pandemia del Covid-19 y frenó su andar, pero no la ilusión de lograr su clasificación y escribir con letras doradas su participación.

"Los Juegos Olímpicos es un reto que tengo pendiente de hacer un gran papel. Tengo que borrar ese mal recuerdo de Río donde no hice una buena participación. Ahora quiero hacer historia para el deporte en el Perú", cuenta la luchadora del Programa de Apoyo al Deportista y del Programa Tokio del Instituto Peruano del Deporte (IPD), décima en el ranking de la Unión Mundial de Lucha.

- ¿Y a propósito, cómo va la clasificación?
La clasificación se mantiene en la misma fecha, en marzo del próximo año es el Mundial, el último evento clasificatorio donde tenemos chances de llegar a los juegos Olímpicos.

- Ya se ha confirmado que el deporte vuelve gradualmente, ¿cómo lo tomas?
Entusiasmada de volver a la colchoneta ya sea para realizar trabajos individuales, pero sabiendo que estamos en el ambiente donde uno de puede desarrollar mejor, donde compites. Me motiva saber que voy a regresar como tiene que ser.

- Pero también entrenabas en casa…
De una u otra forma sí, entrenamiento de manera remota vía zoom en nuestras casas, pero no se entrena de la misma manera. No se hace un trabajo como en el colchón, mi casa es pequeña.

- ¿Y tienes una idea cuándo ya estarán en sus entrenamientos presenciales?
Tengo entendido que el IPD ya tiene el protocolo de nuestra federación. Estamos motivados en regresar lo más pronto. Posiblemente la primera semana de junio estaríamos en la colchoneta.

- ¿Cómo has llevado esta cuarentena?
Estuvimos varados en Canadá, luego gracias a las gestiones del IPD pudimos regresar, pero igual fuimos a un hotel acá en Lima a seguir una cuarentena de 15 días. Después pude reencontrarme con mi hijo de 11 años. Ya en casa hemos estado haciendo cosas nuevas, metiéndoles el mundo del deporte, un poco de yoga, algún estiramiento. Gracias a Dios a mi hijo la está yendo bien con las clases vía zoom, el colegio ha buscado la forma de llegar a los alumnos, no tenemos mayor inconveniente y estamos más unidos que nunca.

- ¿Quién sale en la casa?
Mi esposo es quien va al mercado una vez por semana, la menor cantidad de veces posibles. Yo no quiero salir, me niego más por mi hijo.

- ¿Y cómo serán los entrenamientos ahora cuando vuelvan a la colchoneta?
Vamos a trabajar la fuerza para volver a adaptarnos, individual, cada uno con sus discos, cada uno con sus barras o las bolsas búlgaras. No nos vamos a prestar nada. Terminamos y dejamos allí para el personal de desinfección. Femenino, libre y grecorromano tienen su turno. Habrá distanciamiento, felizmente la colchoneta es grande.

- ¿Qué te deja todo esto?
Como país, desilusionada porque a pesar que el ejecutivo ha tratado de tomar las medidas correspondientes, como sociedad no hemos cumplido y escuchado. Se ha llegado a la magnitud de perder tantas vidas y colapsó el sistema de salud. No hicimos caso, no respetamos el toque de queda. Espero que nos sirva de ejemplo y que no se vuelva a repetir. Ser más conscientes de la situación mundial.

Comentarios