Bonnet y su nueva faceta como apostador profesional de póker

bonnet

Luis Alberto Bonnet, exfutbolista de Sporting Cristal, habló en en entrevista con el Diario Gestión, sobre la afición que tiene desde hace algunos años y que lo ha convertido en un conocido apostador profesional de póker.

El exgoleador rimense, comentó que desde hace algunos años, precisamente desde el 2006, comenzó esta pasión por el póker, cuando aún estaba en nuetro país.

"Empecé a jugar póker en Perú, que fue cuando se dio el boom de este juego en todo el mundo", sostuvo Bonnet.

Además, el argentino comentó que en algunos momentos compartió juegos durante las concentraciones. "(Johan), Fano, (Abel) Lobatón y (Carlos) Orejuela eran buenos rivales", agregó.

El 'Pelado' también habló sobre la diferencia entre un apostador profesional y alguien que lo hace de manera amateur. "Es discutible. Simplemente hay que dedicarse, hacerlo constantemente y obtener buenos resultados. Si uno pierde, difícilmente puede considerarse profesional. Quizá está mal vista la palabra jugador profesional dentro del póker mismo".

"El jugador que va a divertirse, a pasar un buen rato, no ve con buenos ojos a los profesionales que solo se dedican a eso. Hay un poco de disputa por eso. Se le dice jugador profesional al que es un ganador constante. El amateur va solo por diversión, pero en el balance final sus cuentas están en rojo", sostiene Bonnet.

El exatacante comentó que trata de aprender cada vez más del póker. "Me gustaría jugar más. Aproximadamente entre cuatro y cinco veces. Cuando no juego, estudio para seguir aprendiendo. Pero ahora estoy jugando un poco menos. Después de tantos años, uno tiene vida más allá del póker porque afecta un poco tu vida social".

Bonnet también recalcó que hay líneas bastante difusas entre un ludópata y un jugador profesional.

"Hay líneas que son bastante difusas en este tema. Hay que saber cuándo abandonar y cuándo seguir jugando. Creo que la ludopatía empieza cuando te perjudica económicamente, cuando pierdes más de lo que deberías, cuando compromete tu vida familiar o social. Mientras no perjudiques ni a ti mismo a nadie, jugar es bueno y divertido".

El argentino comentó que en alguna oportunidad ganó mucho dinero con el póker. "Fue en un torneo grande que hubo en el Perú, en el 2007 o 2008. Cobré US$ 29,000. Había muchos participantes y terminé en el puesto tercero". Sin embargo también contó la vez donde perdió: "La cantidad más grande fue aquí en Argentina. En un día muy malo me habrá tocado perder unos US$ 2,000".

Sobre las similitudes que pueden presentar un encuentro de fútbol con el póker, dijo: "En la competencia. A mí me gusta jugar por cosas importantes. Como futbolista siempre me interesó: cuanto más importante es el partido, más entusiasmo y más seriedad le pone uno. En el póker es lo mismo. La sensación de victoria, la bronca por la derrota, todas esas cosas se asemejan en ambos".

 

Comentarios