Aleska Burga dejó tiro con arco para dedicarse ahora al taekwondo

Aleska Burga es una deportista que tiene una historia particular. Fue primera en el ranking nacional en el deporte de tiro con arco y participó en los XVIII Juegos Panamericanos Lima 2019, pero hoy la vemos sobre el tatami entrenando y compitiendo en Taekwondo en la disciplina de Kerugui (combate). "Decidí este cambio, lo medité y lo hice", cuenta Aleska.

Ella ha vuelto a sus orígenes. "Cuando tenía 5 a 6 años empecé a practicar taekwondo, pero lo tuve que dejar a los 12 años por una lesión a las rodillas y ahí me interesó el tiro con arco y lo empecé a practicar y pude representar a Perú en los Juegos Panamericanos Lima 2019".

"En los Juegos Panamericanos representé a Perú y era la más joven entre todos. El tiro con arco es un deporte longevo porque los puedes practicar con 50 hasta 60 años. Recuerdo mucho la competencia donde hubo deportistas con mucha experiencia que consiguieron un cupo a los Juegos Olímpicos de Tokio”, señaló.

“Mientras estaba con tiro con arco, siempre quise regresar a practicar taekwondo hasta que se dio la oportunidad. Me invitaron a competir, lo hice y decidí que una vez terminado los Panamericanos iba volver al taekwondo. Y así lo hice. Ha sido un cambio brusco, pero quiero seguir ligada al deporte”, agrega la deportista y estudiante de Comunicación y Publicidad en la UPC.

Luego, agregó: "Estaba luchando para ingresar al ranking nacional de la Federación de Taekwondo, pero ocurrió el aislamiento social por la pandemia y todo se paralizó. Yo estoy muy agradecida a la federación de tiro con arco y al Instituto Peruano del Deporte porque pude viajar, competir y tener todo el staff de preparación para un deportista".

Burga no se detiene y cuenta que "la diferencia entre tiro con arco y taekwondo es diferente abismal. Uno compite en taekwondo y sientes adrenalina, elasticidad, las patadas, siento que me falta, pero ahí estoy, no me decaigo. Soy una persona que no se rinde. Estoy empezando de cero y yo me siento feliz. El tiro con arco no lo voy a dejar, quizás regrese, pero ahora me siento emocionada en combate. Tenías estas ganas y sentí que era el momento. En el taekwondo me gusta mucho esa adrenalina y cuando fui a tiro con arco fue chocante, porque era un deporte más tranquilo. En el 2014 (estaba en segundo año de secundaria) empecé a disparar y el 2015 lo decidí como deporte. El 2018 gané el ranking mundial en Guatemala. El 2019 conseguí la clasificación a los Panamericanos y fue una gran alegría el solo desfilar con la delegación en el Estadio Nacional".

Aleska incide que "un factor clave para mi transición (del tiro con arco al taekwondo) fue el equipo de taekwondo del club regatas, ya que tanto como mi entrenador Jesús Barreto, como los directivos y los mismos atletas, me apoyan en cada paso para poder avanzar en este deporte. Estoy sumamente agradecida a la acogida que tuve de mi nueva familia”.

Finalmente, remata diciendo que "de los Panamericanos nunca me voy a olvidar como la gente nos apoyó. Nos tocó disparar en Villa María del Triunfo y la gente gritaba mi nombre. Fue un momento mágico el que viví con la gente. Cuando terminé mi participación, seguí en la Villa Panamericana y pude vivir esa familiaridad y compañerismo con los deportistas. Los Juegos me hicieron crecer como deportista y persona".

Comentarios