Pacheco: "Va a disminuir nuestro nivel porque no puedo disparar"

s

Nicolás Pacheco guarda entre sus mejores recuerdos aquel 3 de agosto de 2019 cuando el Polígono de Tiro de Las Palmas se convirtió en el Estadio Nacional con hinchas que le dieron un ambiente de fútbol a un deporte que era muy íntimo antes de que Lima se convierta en la sede de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos. 

Ese día, 'Nico' estuvo cerca de la medalla de oro con su escopeta en la modalidad de Skeet, pero el rigor de los árbitros jugó en su contra, aunque consiguió el objetivo que se le había escapado en Toronto 2015: ganó una medalla y clasificar a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

En tiempos de cuarentena, las redes sociales del Legado Lima 2019 conversaron con el tirador nacional, que pudo ser futbolista, sobre sus recuerdos de los Juegos Panamericanos y los días que pasa con su familia durante la medida de aislamiento que decretó el Gobierno Central para evitar el avance de la pandemia del Covid-19 (Coronavirus).

"Me cuesta un poco estar en casa, porque yo estoy acostumbrado al deporte al aire libre, pero estoy entrenando más que nunca la parte física. Hago hasta tres turnos de cardio, pesas y un entrenamiento especial para mantenerme físicamente. De físico estoy fuerte. He tenido que apelar a lo que tenía en mi casa, como bidones, plomo de mi traje de pesca submarina, galones de lejía, para hacer como pesas y entrenar", relató el medallista de Lima 2019.

Nicolás Pacheco recordó que estuvo cerca de pasar la cuarentena lejos del país. "Yo terminé la Copa del Mundo en Chipre el 12 de marzo y debía ir a visitar a mi hermano (Matías) en Portugal. Así que regresé con las justas cuando ya estaban cerrando las fronteras. Esta es una oportunidad de estar con mi familia. Mi hermano también pudo regresar y entrenamos todos juntos. Es algo positivo. Gracias a la cuarentena, paso más tiempo en mi país y en casa".

"Es difícil este momento porque no puedo disparar. Las canchas están cerradas y tampoco podemos andar con armas por el Estado de Emergencia. Va a disminuir nuestro nivel. Ojalá que se arregle pronto y volvamos a la competencia. Tenemos un Campeonato Panamericano de Tiro en Lima. Ojalá que se pueda hacer, por lo menos a fin de año. Necesitamos eso", añadió el tirador nacional.

En la conversación, Nicolás Pacheco contó su afición por los autos y la amistad que cultiva con el príncipe de Qatar, Nasser al Attiyah, famoso corredor en la carrera Dakar y tirador olímpico. "Lo conocí en los Juegos Olímpicos Londres 2012, donde él ganó medalla de bronce. Desde esa fecha entrenamos juntos y disparamos juntos. También lo acompañé en dos carreras Dakar en Perú y una en Arabia Saudita. Al igual es un apasionado por los autos. Esa experiencia fue inolvidable. Le agradezco a él. Fui parte de un equipo ganador, acompañándolo como aficionado", recordó.

‘Nico’ también contó detalles de lo que se requiere para dedicarse al tiro. “Se necesita bastante fortaleza mental. La mente tiene que ver con el 90% en una competencia. Se requiere concentración al máximo. Trabajar con la mente y controlar los pensamientos negativos. Pero, lo que te sirve para el deporte, te sirve para la vida”, expresó.

"El Perú tiene buenos tiradores por tradición, es el deporte con más medallas olímpicas, aunque funcionar como equipo es una deuda. Siempre recordamos a Edwin Vásquez (medalla de oro en Londres 1948), ‘Pancho’ Boza (medalla de plata en Los Ángeles 1984) y Juan Giha (medalla de plata en Barcelona 1992). Ahora estamos Alessandro de Souza Ferreira, Marko Carrillo y yo. Tenemos una buena base en el tiro y ahora toca ir por el camino correcto", afirmó.

Pacheco recordó sus inicios en el Tiro. "Yo empecé a disparar oficialmente a los 12 años y a los 15 años ya formaba parte del equipo de mayores de Perú. A esa edad ya sabía que tenía buenas condiciones, más cuando a los 15 años quedé en el quinto lugar, a un plato de la medalla en el Mundial de Alemania. Sabía que tendría un buen futuro".

"El Tiro es un deporte hereditario, Alessandro sigue los pasos de su abuelo que era cazador. En mi caso, mi abuelo era cazador y mi papá también disparaba. El papá de Marko Carrillo es un reconocido tirador y ahora es su entrenador. En las armas estoy desde que tengo uso de razón. Por eso, en el Polígono nos conocemos todos. He estado toda mi vida allí. La verdad que cuando empecé no me imaginé llegar hasta donde estoy. Yo disparo desde los 5 y 6 años, cuando andaba con mi carabina de balines. Por eso llegué fogueado", acotó.  

Nicolás Pacheco confesó que uno de sus deportes favoritos es el fútbol, con el que tuvo la oportunidad de viajar con la selección de su colegio al exterior. “He practicado muchos deportes. Juego Fútbol desde niño cuando empecé como defensa. Formé parte de mi selección de colegio. Viajamos a torneos en el exterior, donde jugamos con equipos de Brasil, Estados Unidos, también con las divisiones menores del Once Caldas de Colombia. Me acuerdo de que ese día jugábamos contra ellos y perdíamos 6-1, al final hice 5 goles y empatamos 6-6. Desde ese día me pusieron como delantero".

"También hice Atletismo en las competencias escolares. Jugué Voleibol, Béisbol, Natación. En Atletismo lanzaba bala, disco y corría en 400 metros y 2000 m. No era rápido, pero tenía resistencia. Pero, cuando a los 15 años estuve en el Mundial de Alemania de Tiro dije que era bueno para esto. Allí puse al deporte como mi prioridad. Dejé de jugar Fútbol desde los 15 a 21 años. Evolucioné bastante, no solo como deportista, sino como persona. Muchas veces me pasó por la cabeza dejar el deporte, porque muchos no saben del sacrificio. Luego llegan las recompensas. En momentos difíciles hay que ser fuerte", contó.

El medallista de Lima 2019 recordó en esta conversación los difíciles momentos que pasó en los Juegos Panamericanos Toronto 2015. “Fue un momento frustrante. Estaba primero en las series y clasifiqué para la ronda final. Fallé un disparo por la medalla de oro y pasé a disputar el bronce con un cubano. Estábamos empatados y fallé un disparo. Perdí la medalla y la clasificación a los Juegos Olímpicos Río 2016. Sacrifiqué mucho, pero las caídas te hacen fuerte. Cuando te caes, aprendes más que cuando ganas. Pude perder, pero luego gané mucho más. Mi familia me ayudó en ese momento, aunque levantarse depende más de uno mismo. Pero, desde ese momento empecé a crecer. Todo pasa por algo”, afirmó.

Sus mejores recuerdos tienen que ver con su participación en los Juegos Panamericanos Lima 2019. “Fue una medalla increíble porque nunca viví algo parecido en mi vida. Ese campeonato fue una fiesta, parecía un estadio de Fútbol más que de Tiro. Gané el bronce y clasifiqué a Tokio 2020. Ese día (3 de agosto de 2019) no entraba un alma más. Parecía que estábamos en el Nacional. Cuando gané la medalla gritaron como cuando la selección clasificó al Mundial de Fútbol”.

“Ese día me sancionaron con dos platos y me pusieron dos tarjetas. También amonestaron a mi entrenador. Era un árbitro estricto. Pero, conseguimos el objetivo de clasificar y lograr la medalla. Fue una final difícil, pero si te cuesta es más bonito. Fue hermoso, porque parecía más un estadio que un polígono”, recordó con mucha alegría.

“Si lo comparo con Londres 2012 o Toronto 2015, en cantidad de gente puede ser, pero la forma en la que hinchaban era increíble. Tuvieron que interrumpir a la barra, porque era impresionante el apoyo. A mí me gusta esa adrenalina, dejar todo en la cancha. A los otros tiradores si les costó, porque no están acostumbrados a eso”, enfatizó.

Pacheco dijo que lo que pasó en Lima 2019 lo disfrutó un tiempo más. “Fueron dos meses más que vivimos un sueño. Nos pedían fotos, firmábamos autógrafos. Fue un sueño que se hizo realidad, más para los medallistas”, expresó.

Nicolás Pacheco también confesó en este diálogo que es hincha de Universitario, pero últimamente no seguía los partidos del club en el torneo peruano. “Antes iba al Monumental, cuando estaba en el colegio. Ahora soy hincha de la selección. Estuve con ellos en la Copa América de Brasil, en el Mundial en Rusia y fui a todos los partidos de las eliminatorias. Fui a Rusia para ser parte de la mejor hinchada del mundo. Cuando cantábamos Contigo Perú lloraba. Soy un hincha incondicional”, señaló el tirador.

Pacheco contó que ve al automovilismo con un hobbie, por lo que seguirá ligado al Tiro. Contó también que le gustaba tocar la guitarra, porque le gusta la música. Dijo que baila cumbia. También afirmó que le gusta cocinar, porque en una época pensaba ser chef. “Ahora aprovecho en cocinar. Me sale bien el Salmón al horno. También preparo ceviche, me gusta más que la parrilla. Soy de comida marina por mi afición a la pesca submarina. Allí lo que pescamos nos lo comemos. Pescamos en la Isla San Lorenzo, la Isla Pachacamac o la Isla de Asia.

Para finalizar, ‘Nico’ dejó un mensaje final y dijo que Tokio 2020 es un sueño por cumplirse y que el Tiro es su pasión. “Soy una persona humilde, amo mucho a mi país. Mi religión es la peruana. Ahora estamos pasando por momentos complicados, pero esto se soluciona quedándonos en nuestras casas. Es la única forma de luchar contra el enemigo invisible. Aprovechen el lado positivo de estar con su familia, hacer sus cosas. Arriba Perú”, finalizó.

Comentarios