Salas: "Es muy difícil que los actos de indisciplina dejen de ocurrir, pero..."

sdf

En conferencia de prensa vía Zoom, el técnico Mario Salas dijo que todavía no sabe cuándo llegará al Perú el último refuerzo de Alianza Lima, Patricio Rubio. También opinó sobre las indisciplinas en el fútbol y sobre la seguidilla de partidos que tendrá su club entre Liga 1 y Copa Libertadores.

Salas habló sobre el último amistoso entre Alianza Lima y Alianza Universidad. "Las impresiones fueron positivas. Fue algo bueno. Siento que los jugadores se están compenetrando con una idea. Por lo visto creemos que vamos por buen camino. El sistema todavía no lo tengo claro. Todavía es temprano para definir eso", declaró.

Además, fue consultado por la idea de habilitar el uso de todos los extranjeros para el reinicio del torneo. "Creo que todas las medidas están hechas para mejorar el espectáculo. El hecho de que jueguen todos los extranjeros y de que se puedan hacer cinco cambios son fundamentales. Estamos en una situación difícil en la que es probable es que ocurran lesiones. Pensando en el espectáculo es bueno esto y es lo mejor".

El chileno también se refirió a la seguidilla de partidos que tendrá Alianza Lima en lo que resta del año debido a su participación en la Liga 1 y en la Copa Libertadores. "No tengo por política la dosificación. Pero creo que las situaciones nos van a llevar a dosificar jugadores. Por eso está la importancia de tener un plantel competitivo y de que pueda rendir en dos campeonatos. No solo tener 11 jugadores, sino 18 o 20 que estén a merced del técnico para este tipo de cosas", manifestó.

El entrenador íntimo explicó por qué pidió la contratación del delantero Patricio Rubio y afirmó que éste todavía no tiene fecha de llegada al país. "Todavía no hay una fecha concreta, yo no me atrevo a decir una fecha porque la verdad es que especulamos, pero aún no hay nada claro. Una de las cosas por las que yo elijo a Patricio es por su calidad de jugador".

Finalmente, habló sobre las indisciplinas. "Es muy difícil que los actos de indisciplina dejen de ocurrir, pero sí tenemos que saber que cada una de las cosas que hacemos puede tener una repercusión, sobre todo cuando eres una persona pública y cuando llevas el escudo de Alianza en el pecho. Hay algo que hay que respetar. Tampoco se trata de limitar las libertades ni de privar a los jugadores lo que hagan en su vida privada. Si el equipo se ve afectado o su comportamiento en los entrenamientos y partidos se ve afectado, sin dudas de que es algo para tener en cuenta", finalizó.

Comentarios